PREGUNTAS FRECUENTES FONDOS DE INVERSION

Un fondo de inversión es un instrumento de ahorro que reúne a un gran número de personas que quieren invertir su dinero.

El fondo pone en común el dinero de este grupo de personas y una entidad gestora (la Administradora de Fondos) se ocupa de invertirlo en una serie de activos como pueden ser acciones, títulos de renta fija, y demás títulos valores (incluso en otros fondos de Inversión).

Son Sociedades Anónimas que se constituyen bajo un objeto social establecido, que es el de administrar los Fondos de Inversión, así como también negocios fiduciarios.

También representan Fondos de Inversión Internacionales y actúan como emisores en procesos de titularización.

La entidad que controla a las Administradoras de Fondos de Inversión, es la Superintendencia de Compañías, y quien las regula es la Intendencia de Mercado de Valores. La Administradora envía constantemente información a la Superintendencia, pues esta es la forma en que esta entidad de control puede verificar el funcionamiento y movimientos de las Administradoras.

En un Fondo de Inversión, toman parte:

  • Los partícipes o clientes, que son las personas que invierten su dinero en el Fondo.
  • La Administradora de Fondos, que es la empresa o entidad autorizada que se encarga de administrar todo el dinero aportado por los partícipes.
  • El Mercado Financiero, Mercado de Valores y Mercado de Capitales, donde se adquieren los Títulos Valores que conforman el Portafolio del Fondo.

Es un documento que prueba la existencia de un compromiso entre dos personas naturales o jurídicas, siendo este compromiso el acto por el cual una de las personas se obliga a pagar una suma de dinero a la otra. Este título valor puede ser una hoja de papel o documento electrónico, y debe contener la siguiente información:

  • Fecha y Lugar de creación.
  • Personas que participan de la obligación: quien paga, y quien se beneficia del pago.
  • Cantidad, en números y letras, que se debe o se promete pagar.
  • Fecha y lugar de cumplimiento.
  • Forma de vencimiento del título valor.

Un título valor es una herramienta que usan las empresas cuando quieren realizar algún negocio o proyecto y no cuentan, en ese momento, con la liquidez necesaria para llevarlos a cabo por su propia cuenta. Es entonces cuando las empresas optan por titularizar o emitir estas obligaciones, ya que al vender un título obtienen la liquidez deseada y a cambio el beneficiario de este título valor gana dividendos.

Los títulos valores también se pueden emplear para ser vendidos a terceras personas ajenas al compromiso, que a cambio reciben los dividendos que ofrece el título. Una persona forma su Portafolio de Inversión en base a los títulos valores que adquiere.

También llamado Cartera de Inversión, es una selección de documentos o títulos valores que se cotizan en el mercado bursátil y en los que una persona o empresa deciden colocar o invertir su dinero.

Los portafolios de inversión se integran con los diferentes instrumentos que el inversionista haya seleccionado. Para hacer su elección, debe tomar en cuenta aspectos básicos como el nivel de riesgo que está dispuesto a correr y los objetivos que busca alcanzar con su inversión. Por supuesto, antes de decidir cómo se integrará el portafolio, será necesario conocer muy bien los instrumentos disponibles en el mercado de valores para elegir las opciones más convenientes, de acuerdo a sus expectativas.

Es una cuota que cambia de valor diariamente (ya que se calcula diariamente) y refleja la rentabilidad que ha tenido el Fondo. Al invertir en un Fondo de Inversión, se adquiere un número de Unidades de Participación o Cuotas equivalentes al monto de la inversión.
Un Fondo de Inversión se alimenta de los aportes que sus inversionistas hacen. El conjunto de estos aportes es lo que conforma el Patrimonio Autónomo del Fondo. Un Patrimonio Autónomo brinda, como su nombre lo indica, autonomía a estos recursos que forman parte del Fondo.

Esto lo desvincula totalmente de los recursos propios de la Administradora y otros Fondos, y garantiza que la gestión del Fondo sea realizada con transparencia, y que incluso en un escenario difícil (que por ejemplo, la Administradora que lo gestiona deje de operar) el Fondo pueda seguir funcionando con normalidad, ya sea administrado por otra entidad o si fuera el caso, podrá ser liquidado sin que esto perjudique de ninguna manera a sus inversionistas.

La inversión en las Pólizas de acumulación está 100% concentrada en una sola institución.
Los Fondos de Inversión diversifican la distribución del dinero para minimizar el riesgo y obtener mejores niveles de rentabilidad.

Las Pólizas de acumulación son instrumentos de plazo fijo, es decir, el dinero invertido gana rentabilidad sólo durante los días que se pactaron.

En los Fondos de Inversión usted gana rentabilidad sobre el capital y sobre los intereses porque se reinvierten en el mismo Fondo, hasta el día en que usted gestiona el retiro. Por ejemplo, si usted invierte en un Fondo a 5 días y por cuestiones de tiempo no puede hacer el retiro sino hasta 10 días después de que su inversión ha cumplido ya el plazo mínimo, su Fondo sigue generando rentabilidad hasta el día en que lo retire.

Fondo de Inversión Póliza de Acumulación
Tiene plazos mínimos de permanencia, pero si permanece más tiempo adicional, sigue generando interés hasta que se retire. Tiene un plazo fijo establecido, luego del cual la póliza deja de generar ganancias, aún cuando no se haya hecho efectiva.
Rendimiento se calcula y se genera diariamente, su variación está sujeta al interés que gana por sus tenencias y a la evolución del Patrimonio Autónomo. Tasa fija, establecida al momento de adquirir la póliza.
Riesgo ponderado según sus tenencias, la diversificación hace que el riesgo se disminuya. No tiene diversificación, pues todo el dinero está invertido en el emisor de la póliza, que es uno solo. Esto se interpreta como un riesgo mayor.
El inversionista se hace partícipe mediante un Contrato de Incorporación con una inversión inicial, que puede ir incrementando en la medida y frecuencia que estime conveniente. El inversionista compra la póliza a un valor fijo, y si después desea invertir más, debe comprar otra póliza.

 

Diversificación
Los Fondos de Inversión son el mejor instrumento para diversificar el riesgo, porque invierten en un conjunto de valores y de esta forma se diluye el riesgo; diferente a otros instrumentos que invierten en un solo título valor o en una sola institución financiera concentrando el riesgo.

Liquidez
Una vez que la Inversión cumple el periodo de permanencia mínima que estipula su reglamento, el partícipe puede solicitar el retiro de su dinero. Por las características de inversión, la solicitud de retiro debe ingresar con la antelación que se estipule en cada fondo.

Comodidad
El Fondo de Inversión no tiene una fecha fija de vencimiento, esto

significa que una vez cumplido el tiempo de permanencia mínima, el cliente puede disponer de su inversión en cualquier momento y seguir ganando rentabilidad hasta el último día.

Flexibilidad
El Fondo de Inversión es un instrumento muy flexible y adaptable al perfil de cada inversionista, por lo tanto dispone de un sinnúmero de plazos, alternativas de rendimiento y opciones de integración, así el cliente puede escoger el Fondo que más le convenga según su perfil o expectativa.

Además el partícipe tiene total libertad para realizar incrementos y rescates (retiros) del fondo de inversión en cualquier momento.

Gestión Profesional

La gestión de las inversiones de los fondos la realiza un equipo de profesionales, quienes reportan diariamente la situación de cada uno de los fondos que gestionan a la Superintendencia de Compañías, entidad encargada de velar por el buen funcionamiento y cumplimiento de la normativa vigente para cada Fondo, de acuerdo a la Ley de Mercado de Valores que rige a la Sociedad Administradora.

Rentabilidad

La rentabilidad es variable y está en función de la cartera de inversión del fondo. Los rendimientos que genera el fondo se acumulan y se reinvierten en el mismo.

En el país existen actualmente Fondos de Inversión de Renta Fija y Fondos de Inversión Mixtos (algunos incluyen títulos valores de renta variable como acciones), y si bien se habla de Fondos para Educación, Salud, Jubilación, etc., su estructura es la misma. Lo que cambia es la finalidad de la inversión, o el motivo por el cual se ahorra el dinero en el Fondo.

En ZION, los Fondos de Inversión Alpha y Omega son de Renta Fija.

Un Fondo de Inversión genera sus ganancias por medio de los rendimientos que obtiene de los títulos valores que adquiere. La Administradora de Fondos es quien gestiona el Fondo, básicamente adquiriendo las tenencias que incorpora al Portafolio de Inversión, guiándose por el criterio profesional que busca optimizar el Patrimonio del Fondo. Por esta gestión realizada, la Administradora le cobra a cada Fondo una Comisión por Administración. Esto se aplica a todas las Administradoras de Fondos, como es el caso de ZION. Sin embargo, existen otras Administradoras que cobran valores adicionales (individuales por cada cliente) por rubros como mantenimiento o envío de Estados de Cuenta, Seguros, etc, y esto disminuye el beneficio del partícipe.

En el caso de los Fondos Alpha y Omega, la Comisión por Administración se le paga a la Administradora sobre el Patrimonio total del Fondo, y no se cobra ningún tipo de valor o costo adicional. Esto quiere decir que cada partícipe que invierte en un Fondo de Zion, sólo obtendrá ganancias (en mayor o menor grado según el monto de su inversión y el tipo de Fondo que opte), las cuales podrá constatar mensualmente mediante su Estado de Cuenta (sin costo).

Zion tiene actualmente dos Fondos de Inversión:

Monto a Invertir A partir de $100
Permanencia Mínima 32 días 365 días
Incrementos (opcional) A partir de $100
Retiros Totales o Parciales 48 horas de anticipación
Incrementos o Retiros Cheques, Transferencias bancarias, Depósitos
Estado de Cuenta Mensual sin Costo

*El Fondo Omega tiene la particularidad de que 6 meses después de haber realizado la inversión, se abre una “ventana” de veinte días, en los cuales se puede hacer un rescate parcial de hasta el 15% del total de la inversión, sin ninguna penalización.

Sí, y en Zion se efectúan auditorías internas y externas cada año, para cada Fondo de Inversión, así como también a la Administradora de Fondos. Es una manera de asegurarnos que nuestra labor esté correctamente realizada, y para nuestros clientes es un respaldo a nuestra gestión transparente, confiable y eficiente.

Cualquier persona natural, jurídica (debidamente representada) y asociaciones debidamente legalizadas pueden participar de los Fondos de Inversión. No es necesario tener una gran cantidad de dinero para invertir, ya que existen Fondos de diversos tipos y siempre hay uno que se ajuste a las necesidades y capacidad de ahorro (o de inversión) del cliente.

Un inversionista de Fondos va desde un joven estudiante que realice pequeños y esporádicos incrementos a su inversión, hasta empresas o grandes corporaciones que inviertan constantemente sus excedentes para optimizar sus recursos. Y el rendimiento del Fondo beneficia en la misma proporción a todos sus partícipes, pues el Patrimonio Autónomo (la suma de todos los aportes de capital de todos los partícipes) del Fondo otorga a este un poder de negociación con el cual se obtienen ciertos beneficios mayores que si una sola persona decidiera particularmente adquirir títulos valores y formar su propio portafolio de inversión.

Justamente esta es una ventaja de los Fondos de de Inversión de ZION por sobre otras opciones similares: Ofrece Fondos de Inversión cuyo monto mínimo permite acceder fácilmente a formar parte del Patrimonio Autónomo del Fondo, y de las ventajas y beneficios que este ofrece. Esto, sumado a la gestión profesional de los administradores de los Fondos, ofrece un gran respaldo al inversionista que opte por resguardar su patrimonio personal en ZION.

En los Fondos de Inversión, cuando se hace referencia a la ganancia generada sobre la inversión lo correcto es hablar de rendimientos, y no de tasas, como es el caso de las pólizas, certificados de depósito, etc., pues una tasa es una proporción fija, que no está sujeta a variación.

El rendimiento de un Fondo de Inversión se calcula diariamente y varía según las ganancias obtenidas por sus tenencias, sobre el Patrimonio actual que posee. Si bien las tasas de las tenencias del Fondo son fijas (En el caso de Ecuador, los Fondos de Inversión son todos de Renta Fija), el Patrimonio Autónomo de un Fondo de Inversión no lo es, pues está sujeto a constantes aumentos (nuevos partícipes o partícipes que deseen incrementar su inversión) y disminuciones (partícipes que hagan retiros totales o parciales), por lo que el monto puede cambiar innumerables veces al día, según el movimiento que tenga.

Es por esto que en un Fondo, además del Rendimiento Diario anteriormente explicado (que es el único que se aplica para calcular la ganancia diaria de la inversión de cada partícipe), se calculan los siguientes rendimientos:

  • Rendimiento Semanal: Es el promedio de los rendimientos diarios de una semana (lunes a domingo) del Fondo. Es comparable con la información del Sistema Financiero que ofrece el Banco Central, que semanalmente publica los rendimientos de varias entidades y permite promediarlas para ver la evolución, semana a semana, de todo el sistema.
  • Rendimiento Mensual: Es el promedio de los rendimientos diarios del Fondo durante todo el mes. Si el Fondo en cuestión ofrece a sus clientes Estados de Cuenta mensuales, es una buena referencia para el partícipe que desea conocer la situación de su inversión en el transcurso del mes.
  • Rendimiento Acumulado: Es un promedio de todos los rendimientos diarios del Fondo desde su primer día de operación. Esta ponderación es una referencia histórica que permite conocer cómo ha sido la evolución del Fondo.

Es importante puntualizar que los rendimientos antes descritos son todos anualizados, por lo que si el inversionista desea calcular sus ganancias en un periodo inferior a un año, deberá convertir esta proporción al plazo de permanencia correspondiente.

En ZION, los Estados de Cuenta entregados mensualmente y sin costo a los partícipes reflejan toda la información antes descrita, y complementario a esto también se hacen llegar Informes Quincenales de cada Fondo que permiten al inversionista conocer al detalle cómo ha sido la gestión de su inversión en cada periodo.

.

El Riesgo existe en toda inversión, independientemente de si se invierte en un Fondo o en cualquier otra herramienta financiera. En el caso de los Fondos de Inversión, al invertir el Patrimonio en varias tenencias de distintas características se comparte el riesgo, esto se llama “diversificar”. La diversificación es la mejor manera de disminuir el Riesgo de un Portafolio de Inversión.

Además, cada fondo tiene su ponderación de riesgo respectiva; esta información es pública por lo que cada inversionista podrá verificarla para escoger el Fondo adecuado según su adversidad al riesgo. A mayor riesgo, mayor rendimiento.

El Fondo ALPHA tiene un riesgo ponderado de AA+, y el Fondo OMEGA tiene un riesgo ponderado de AA.

No, la participación en un Fondo de Inversión no es negociable, por lo que no se puede transferir a otra persona. La única manera de formar parte del Fondo es constituyendo una cuenta mediante un Contrato de Incorporación al Fondo.

Si esto sucediera, los Fondos de Inversión (gracias a su característica de Patrimonio Autónomo) tienen dos opciones:

  • Pasar a ser gestionados por otra Administradora de Fondos.
  • Puede ser liquidado, ya sea por la misma Administradora o por otra entidad, incluso por la misma Superintendencia de Compañías. Esto quiere decir que se retorna el capital a cada uno de los partícipes, al vender las tenencias que al momento tenga el portafolio de inversión.

Para mayor información sobre esto, se puede consultar el artículo 108 de la Ley de Mercado de Valores.

Según la Ley de Mercado de Valores, se aplica a una entidad de “depósito centralizado de compensación y liquidación de valores” o una entidad bancaria autorizada. Esto no es otra cosa que un custodio de las tenencias, que respalda la administración de cada papel o título valor que se posee.

En el caso de los Fondos ALPHA y OMEGA, el custodio es el DECEVALE.

No. No hay ningún impuesto que se retenga o debite de la inversión individual de cada partícipe, ya que como se dijo anteriormente, no hay costos que disminuyan el capital invertido de cada persona.

Los impuestos que se generan por la adquisición de los títulos valores, los paga directamente el Fondo, ya que éste actúa en representación de los partícipes (motivo por el cual también tiene la atribución de invertir el dinero de estos para componer el Portafolio) y por lo tanto los partícipes no deben tributar nada adicional.

Sí. El partícipe, que es quien aporta el capital al Fondo, puede constituir esta inversión en beneficio de una o más personas, incluso en distintas proporciones. Esto debe estar detallado en el respectivo contrato de Incorporación al Fondo.
Sí. Un menor de edad puede ser partícipe de un Fondo, siempre y cuando esté avalado por su respectivo Representante Legal.

Es un partícipe adicional a una misma cuenta en el Fondo, y a diferencia del beneficiario, no sólo puede recibir las ganancias de la inversión sino que también las puede incrementar mediante aportes, o realizar rescates.

En ZION se busca otorgar la mayor flexibilidad y personalización para adecuarse a las necesidades del cliente, por lo que cada co-partícipe debe llenar su propio Contrato de Incorporación. Esto le permitirá recibir individualmente los Estados de Cuenta y otro tipo de Informaciones del Fondo, e incluso le permite nombrar varios beneficiarios. Es decir, puede darse el caso de que una misma cuenta de inversión tenga varios co-partícipes, y cada uno de ellos tenga sus propios beneficiarios.

No, ya que las acciones son títulos valores de Renta Variable, y los Fondos de ZION están constituidos como Fondos de Inversión de Renta Fija.

Por el momento, las inversiones de los Fondos de ZION se efectúan únicamente en el país, ya sea en el Sector Financiero (Bancos y otro tipo de instituciones financieras) o en el Sector Real (industrias, empresa pública y privada).